¿De qué huyes? ¿Qué buscas?

Hace un mes, durante mis vacaciones en Suecia, el comentario de una persona me hizo reflexionar y este escrito es la parte “tangible” de dicha reflexión.

Su comentario aproximadamente fue el siguiente: ” … el problema de cuando llegas a un sitio nuevo es que tienes que someterte al juicio de las personas y las principales preguntas que les surgen en sus cabezas son: ¿de qué huyes? y ¿qué vas buscando?”

Recuerdo que dicha persona argumentaba que no siempre sucede que se huye de algo y que ni mucho menos se anda siempre en busca de algo. Asentí sin más. Durante el tiempo de reflexión, sin embargo, pensé que ese “algo” que sus labios pronunciaron realmente era una versión encriptada de un “alguien”. Porque sí, es cierto, la gente constantemente asocia “huir” y “buscar” con temas sentimentales. Tras meditar algo más en el tema acabé concluyendo que su premisa no puede ser cierta. Quizás el verbo huir que empleó no fue el adecuado pero siempre que se hacen cambios trascendentales se busca salir de algo. Algo que no necesariamente está mal o no funciona. Por ende si sales de algo que te encorseta encuentras cosas nuevas sin necesidad ni siquiera de ir a buscarlas.

“Algos” que muevan a desencorsetarte puede haber muchísimos. Tantos como razones se le ocurran a cada persona. Estan aquellos que contribuyen negativamente al bienestar: monotonía, rutina, pérdida de trabajo, cambio en la situación económica y un sinfín más. Por otro lado están aquellos que tras el cambio pueden aportar cosas nuevas y mejorar el bienestar final: crecimiento personal, espíritu aventurero, ganas de saber, filosofía de vida propia, etc.

Hace hoy exactamente cuatro años emprendí un cambio similar yéndome a vivir al extranjero por unos meses. En aquel entonces mi “algo” era una rutina de seis años en el mismo puesto de trabajo de la que necesitaba desprenderme. Esa decisión y sus consecuencias aun me afectan positivamente.

Ahora con años por en medio y mayor experiencia siento dentro de mi otra vez la voz del cambio. Esta vez no hay ningún “algo” negativo y sí muchos positivos. ¿Se materializará esta vez? Los planes están y van ampliándose con el devenir de los días. Si todo sale bien 2009 puede ser realmente un muy buen año.

2 Comments
  1. Micky

    La historia se repite después de unos años. Seguro que las razones son diferentes, igual que la gente cambia a lo largo del tiempo. Dejate guiar por esa “voz del cambio”. No hay nada mejor que confiar en quién te puede guiar en el buen camino.

  2. La Física de la Búsqueda | israel at sweetsweden.com

    […] marcharme a vivir temporalmente a Suecia para aprender más del idioma y la cultura y literalmente “ver qué había en el país”. Fue una experiencia gratificante que me vinculó estrechamente a ese país y a sus costumbres. […]

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*