Aprendiendo húngaro (IX): guarradas

Mmmm sí ya tocaba una entrada dedicada a esta clase de cosas relacionadas con las partes bajas. Desde pequeño he oído en mi casa decir la expresión esta en catalán: “Com deia Santa Teresa: parleu de merda que riureu i no pecareu”.

Para empezar los lavabos (léase tazas de váter húngaras) son del estilo alemán. No sé si realmente es estilo alemán o es originario de otro sitio, sin embargo para mí siempre será estilo alemán porque es allí donde las vi por primera vez. ¿Y qué estilo es ese? Es el estilo que te permite convivir con lo que haya salido del interior de tu cuerpo durante los minutos que te halles en el lavabo. Casi puedes saludar a esa parte de ti y preguntarle si tiene nombre. Mmmm no me gusta nada. Es cierto no hay “chof” pero hay un intercambio visual innecesario. Uhhh ¿escatológico eh?

Segundo tema que presentaré en forma de diálogo explicando previamente que llevo 3 semanas en Hungría.

(Chica): Hey Israel, ¿vamos a jugar al “chocho”?

(Israel con cara de qué me estás contando): ¿Al qué?!

(Chica): Sí, al “chocho”. A eso.

Y entonces señala a la cosa mágica. Y por mágica me refiero a la cosa húngara. Y por cosa húngara mágica quería decir “csocsó”. ¿Y qué es csocsó?  ¡Un futbolín! … Y los csocsós de Hungría no molan. Son de aquellos de plástico, con poca defensa y mucho medio del campo. En España sí que tenemos csocsós de verdad, los de Córdoba, los de mucha delantera y poca defensa. Y pensé en comentárselo a ella pero dudo que lo entendiera o quizá debería hacerlo porque presentarse en España hablando de jugar al csocsó puede resultar muy embarazoso 😀

2 Comments
  1. Hej!

    Ostras! pero porqué, pero porqué hablas de eso? pq tu? No! No! Eso no está bien Israel! No no no. Pq es una cosa indecorosa y… mal, mal, mal!
    Maldita sea ¿pq no tendré un buen don de la palabra?
    Pues creéme, hiciste muy bien en no decirle a la pobre húngara lo que significa eso (futbolín es húngaro).
    PD: Buscaré en google eso delo lavabos alemanes.

    PD:Me das mucha envidia.
    PD1:En serio, me das mucha envidia.
    PD2:No te imaginas la envidia que me das, de verdad.
    PD3:El sábado hago 16 años, es decir solo me quedaran 2 para poder viajar sola
    PD4:Maldita sea! Son 2 años! Es mucho tiempo y todavía tengo que aprender alemán (por lo menos)
    PD5:La envidia está recorriendo cada poro de mi piel, mi asquerosa piel que no es blanca (sé que no tiene mucho sentido, pero me da igual)

    PD6:Se me ha pasado el enfado. Si, se me ha pasado el enfado. Aunque todvía quedan restos…
    Buenas noches!

  2. Hej!

    Bueno, escribiré mi comentario por tercera vez, espero enterarme esta vez como va.
    Pus eso, querido Israel, menos mal que esto¨queda en familia¨ y que no lo pillan ni las húngaras ni las suecas xD pq opino que es un tema totalmente indecorosao y que como decían en el antiguo egipto
    ¨Lo que es indecoroso pero necesario debe hacerse en privado¨
    El caso es que eso no importa pq me ha hecho gracia, pero no olvidemos que es indecoroso.
    Considero que hicste muy bien al no explicarle ¨lo del futbolín¨ (xD) a la pobre húngara 🙂
    Eso y que como mola tu blog!!! En serio.

    PD:Siento curiosidad, ¿como son los lavabos alemanes? Lo miraré en Google imágenes.
    PD1:Que envidia!.
    PD2: En serio, no te imaginas qe envidia me das!
    PD3:Estoy rabiosa! No te imaginas cuanta envidia me das, la envidia me corroe ahora mismo, creéme!
    PD4:El sábado es mi cumpleaños, lo que significa que solo me quedarán dos años para viajar, me quedaré con una frase que me dijo uno:
    -Con 15 eres todavía una niñata, con 16 pasa a ser un yogurín jajajajaja

    PD4:Ya no estoy furiosa, ahora estoy feliz, el sábado seré un yogurín 🙂

    Ciao!

Comments are closed.