Aprendiendo húngaro XIV: un nuevo pasatiempo

El otro día descubrí por casualidad un nuevo pasatiempo en Budapest. Fui a buscar la ropa a la lavandería (es lo que tiene no tener lavadora en casa) y al salir decidí comer algo así que me paré en uno de los muchos sitios de gyros/kebap que hay en el camino.

Estaba resuelto a hacer el pedido completamente en mi húngaro básico. Después del consabido “nem beszélek magyarul”. Le digo “egy gyros” y me suelta una parrafada donde entiendo “¿con todo?” entonces es cuando señalo y le digo “nincs hagyma” (no cebolla). Más tarde cuando está echando la salsa le digo “nincs pikancs” (no picante). Y en eso veo que me empieza a poner cebolla. ¿Qué estaba pasando? Que lo que yo creía que era cebolla de esa rojo liloso era en realidad radiccio, esa especie de col lila. Y se me ocurrió la idea de este nuevo pasatiempo: señalar algo al dependiente y decirle el nombre húngaro de otra cosa. A ver quién se vuelve loco antes si él o yo.

Voy a ponerlo en práctica un día de estos 😀

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*