El amor

Hoy he vuelto a pensar, puede sonar a chiste, pero cuando uno medita en cosas profundas e interesantes, se da cuenta de la diferencia entre un simple pensamiento y la profunda meditación sobre un tema. Me he propuesto hacer una descripción sobre uno de los temas más candentes y comprometidos, algo que todo el mundo tiene y siente en su vida, y sin embargo algo tan díficil de expresar. Probablemente olvide aspectos en mi reflexion sobre el tema, probablemente algunos de los que cite no tendrán la mínima importancia para otros, o al menos no tendrán la suficiente como para merecer estar incluidos dentro de esta descripción. De todos modos, es mi visión particular sobre el tema, la que quiero compartir. Ahora va el tema.

Corazón con tirita

Corazón con tirita

¿Qué es el amor?

Físicamente hablando se traduce en un cosquilleo y sensación de bienestar interior al estar cerca del objeto amado (porque el amor no se circunscribe exclusivamente a personas, aunque esta reflexión sí gira especialmente entorno a esa clase de amor). Generalmente viene acompañado de una sensación de timidez que mengua cuando aumenta la confianza mutua. El amor implica aun más.

El amor, para mí, es:

  • tener ganas de pasar el máximo tiempo posible con la otra persona y de hacer buen uso de este.
  • compartir vida y vivencias futuras y pasadas, actos y pensamientos, ideas y planes, amigos y lugares, sensaciones y motivos, miedo e intranquilidad , etc; el tan famoso dicho “tanto en lo bueno como en lo malo” en su máxima expresión. Probablemente todos hemos dicho alguna vez: a mi futuro/a novio/a le enseñaré esto, le diré esto, me gustaría que conociera esto o a estos, pues que no se quede en palabrería vana. Todo es posible si esta motivado por amor.
  • saber escuchar, hablar, perdonar, olvidar en el orden adecuado. Lo cual suena muy bonito de buenas a primeras, mas suele disminuir en cuanto la confianza aumenta; me remito a las pruebas…. ¿nunca habeis pensado, como es posible que tal o cual matrimonio se llegaran a casar? Si os haceis esa pregunta es porque os dais cuenta que algo en ellos no es como debería o no es como a vosotros os gustaría que fuera en vuestro caso, ese algo suele ser la confianza. El roce mutuo hace que se den por sentadas cosas que durante un periodo fueron “el azucar” de la relación, esas palabras bonitas, esos gestos que no cuestan nada hacerlos o decirlos, y que significan tanto para la otra persona. En un mundo tan egotista se olvidan facilmente los gestos de cariño y las buenas palabras, ¿serán tantos divorcios y separaciones culpa de ello? Posiblemente…
  • tener alguien especial al que observas y por el que te sientes observado, al que admiras y del que eres admirado, del que sabes que siempre estará disponible, no importa el día, ni la hora ni el año, ni siglo ni milenio en nuestro caso. Ese alguien es el ser que de libre elección y de mutuo acuerdo, te ama, es decir siente por ti lo mismo o más de lo que tu sientes por él. Se apoya en ti y te da apoyo cuando lo necesita. ¿Cómo es posible que dos personas , criadas diferente, educadas diferente, de hobbies diferentes lleguen a acordar la unión de sus caminos en la vida? Esta ultima pregunta me surgió a raíz de una escena que contemplé: un hombre con dos niños de corta edad esperaba en el coche con la puerta abierta; llega una persona se sube, se miran a los ojos y se besan. ¡Lo comparten todo! Coche, casa, cama, efluvios, olores, crianza de los hijos, (cambiarles los pañales ecssssss) ¿Cómo es posible? Pensadlo fríamente. Probablemente cada uno llevaba una vida tranquila antes de consumar su unión, sus planes, sus diversiones, sus amigos, incluso serían felices por separado, pero ahí estan ellos y su prole, y todo ese fruto viene de una unica palabra: amor. Una ultima cosa, ahora no hace falta que nos volvamos todos locos de amor, ya sabemos que el tema es bonito, y puesto en la práctica aun lo será más, no hay que decaer por no llegar a las expectativas sino afrontarlas con más entusiasmo si cabe. Tampoco debemos decir : puesto que “Hay más felicidad en dar que en recibir” prefiero que me den :) ,no, al contrario “al que más tenga más se le dará”. Mi intención al escribirlo es hacer meditar por una parte a las parejas que puedan leerlo ¿hay alguna? y a las no-parejas tambien, porque tarde o temprano todo llega. (bueno… si es la RENFE siempre es tarde)

P.D: Hay que ver para lo que dan unos cuantos viajes en cercanías RENFE xD. Solo espero que mi futura novia y mujer no lea esto ningún día … porque como quiera echarme algo en cara tendrá bastante por donde empezar. :)

Este relato es una historia que escribí hace 4 años cuando aun conservaba el buen hábito de escribir cosas de continuo. Ahora lo recupero para disfrute de todos.

Escrito el 10/01/2001 en Sabadell a las 16:35. Publicado originalmente el 23/01/2005

Métamorphoses d’un mariage

Me he comprado una novela de Marai Sándor en su versión francesa sin saber francés ni haberlo estudiado nunca. Quiero aprovechar la semejanza lingüística con el castellano y el catalán para mejorar mi comprensión lectora. La novela se titula: Métamorphoses d’un mariage (“Az igazi suivi de Judit… és az utóhang” en el húngaro original). Hoy empecé a leerla y encontré varias frases que me gustaron. Una de ellas es la citada más abajo.

De amor a odio y viceversa

De amor a odio y viceversa

Tout homme digne de ce nom observe toujours une certaine réserve, comme s’il semblait interdire à la femme qu’il aime l’accès à certaines zones de son âme. Comme s’il lui disait: “On s’arrête ici, ma chérie, et on ne va pas plus loin!”. Les femmes stupides s’en offusquent. Les femmes intelligentes, elles, s’en attristent, veulent satisfaire leur curiosité, puis finissent par se résigner.

Mi traducción/deducción del francés tras buscar algunas palabras desconocidas (y falsos amigos como offusquent) es la siguiente:

Todo hombre digno de ser llamado así guarda siempre una cierta reserva que parece impedir el acceso de la mujer que ama a ciertas zonas de su alma. Como si le dijera: “Uno se detiene aquí, cariño, y no va más lejos”. Las mujeres estúpidas se ofenden. Las mujeres inteligentes se entristecen queriendo satisfacer su curiosidad, y acaban por resignarse.

¿Será por eso que es tan difícil llegar al fondo de nuestros corazones masculinos? Siempre hay la zona acotada dónde las selectas entran. Y dentro de la zona acotada está la zona supersegura a la cual se accede con demostración previa de confiabilidad y perdurabilidad en el tiempo.

Muerta en vida

100% posible

100% posible

“Es como si se quedara de pronto atrás, a la deriva, o se alejase por caminos que me son ajenos, y me diese igual lo que sufra, a quién ame, con quién viva, cómo sienta o como muera. Esa mujer ya no es asunto mío, y eso me hace sentir egoístamente limpio y libre. Es bueno, decido, poder desprenderse de esa forma de pedazos de tu vida, dejándolos atrás como quien se desembaraza de algo viejo e inútil. Una automutilación práctica. Higiénica.”

Todo el escrito de Pérez Reverte.

Diàleg de cap i cor

Cap de cor

Cap de cor

Ell digué: A l’amor cap cor és com el cap.

Ella refutà: Cap cap sense cor.

Ell continuà: Cap cor cap al meu cap.

Ella responguè: Si no hi cap cap, hi cap cor.

Ell matitzà: Cap i només cap. Cap cor.

Ella argüí: Cor i només cor. Cap cap.

Ell indicà: Cap al cor, ¡a través del cap!

Ella proferí: Amor al cor cap si no hi cap cap.

Ell interrompí: Al meu cap no s’hi cap si només cap cor.

Progressivament s’adonaren que mai arribarien a posar-se d’acord perque a l’amor: Cal cor i cap i cap i cor, car cal evitar cap cop.

La feblesa dels meus pronoms

NoWeakHeartLoVull entendre-ho, comprendre‘m i intentar saber-ne més de tu. Ho vull, ho desitjo sempre quan marxes del meu costat i al minut t’enyoro. Em plaus ben bé d’ençà que vaig conèixer-te. De vegades et trobo propera i m’amago per por a perdre‘t, no sigui el cas que estant tant a la vora apareguin de nou les traces de patiment. Recordes? Fa un temps ambdós vàrem deixar-les enrere, junts, gairebé alhora.

Resignar-me … és l’únic que he fet fins ara. Se’m dóna prou bé. De fet és allò a què la meva vida amorosa ha acabat acostumant-se. Diuen que a l’amor com a la guerra s’hi ha de lluitar fins la mort. Lluitar-hi? Primer haig de saber qui és l’enemic. El conec? Com l’ataco? Per atacar-lo no hauria d’estar segur de la meva victòria? Potser ben mirat d’enemics n’hi ha molts. En conec un segur, el principal: jo. L’altre podria acabar sent la teva indiferència. És present, no puc oblidar-la i no vull culpar-te’n. Com li puc donar la culpa a algú a qui mai he gosat deixar-li saber el que va començar a moure‘s dintre meu? Potser ni tan sols t’has adonat de la meva atenció. La he dissimulada amb els esforços necessaris per no malmetre l’amistat. A més a més no puc i no dec anar-hi més enllà. No es pot fer res. Tant se val. A la vida no li podem donar forma a base de “si tan sols …”. Sempre, des de l’inici dels temps, han estat els valents els protagonistes de les heroïcitats que han acabat guanyant-se un lloc a la memòria col·lectiva. Els recordem, amb admiració, oblidant aviat que les històries les escrigueren precisament els covards. I aquest sembla ser el meu paper assignat en aquest conte encara no acabat. No tinc cap guió escrit que condueixi a fer servir pronoms en primera persona del plural. No hi haurà cap “ens” presidint la forma adient del verb estimar, els verbs emprats mai portaran la força d’un “-nos” al final. Ni tan sols la reduïda “‘ns” voldrà fer acte de presència. No hi ha necessitat de fer-t’ho saber. Dir: “això és el que podria haver estat si … pero mai serà” i omplir-hi els punts suspensius amb el més important, el secret amagat, l’arrel del problema: la més que comprensible incompatibilitat de dues vides. D’altra banda no parlar-ne no equival a deixar de fer castells de sorra. Hi són però s’esvaeixen ràpidament. Com m’ho faré sense la teva presència si marxo l’any vinent? Començo a sentir que t’enyoraré moltíssim. No vull fer-te fora mai de la meva vida i no puc tenir-te dintre plenament. Es més, ni tan sols puc saber si voldries ser-hi. Impossible.

Aquesta és la única força que m’atreveixo a brandar: la paraula escrita. L’utilitzo i m’utilitza. Per separat som poderosos. Sinergèticament som imparables: per moure, per fer pensar i per colpir. Avui, però, per descobrir la feblesa dels meus pronoms que substitueixen l’únic nom que ressona al meu cap.

Et miro

Aquest és un escrit de no fa gaire temps i que romania a l’interior d’una llibreta que vaig trobar l’altre dia. Parla de com a vegades és millor allunyar-se d’una persona sense ni tan sols saber quina mena de relació s’hi té i sense poder deixar passar el temps per descobrir-ho, de les dificultats de pertànyer a dos móns oposats i de la necessitat de fer servir el cap més que el cor. Cliqueu al play del vídeo i llegiu mentre escolteu la cançó escaient.

Et miro de reüll i et trobo. Dues mirades plenes de patiment pretèrit. Reconec que m’omple de joia la sensació de retrobar-te. De joia de i de por a parts iguals.

Èsser a prop teu només contribueix a atabalar el meu cap. Anàlisi rere anàlisi les branques de l’arbre de les decisions semblen no tenir fi. A l’extrem, lluny de l’abast meu, veig la desitjada. Penso en atansar-m’hi però continua allunyant-se sense pietat.

Mai, fins ara, havia pensat que agrairia la passivitat d’algú. Sense entrar en judicis et dono l’enhorabona. Tan sols sé que els esforços constants que faig per no ser com realmente sóc s’haurien anat a n’orris si t’ho haguessis proposat o bé les circumstàncies t’ho haguessin permès. Sento quelcom. No puc negar-ho. Sento quan hi ets i quan no, quan arribes i quan marxes, quan t’apropes o encara més quan t’allunyes.

Sento i callo. Cap gest o paraula pot delatar-me. Impàvid, fred assisteixo als nostres encontres tractant que el futur no ens faci mal. Tot per evitar que la necessitat d’estimar que ambdòs arrosseguem ens compliqui massa la vida i acabem distanciats per quelcom que jo, i només jo, deuria haver evitat.