Constantes

Te voltál egyetlen virágom

El viernes 24 de febrero fui a comer al restaurante húngaro de Barcelona Hungaryto y acabé conociendo a Albert Lázaro-Tinaut, traductor y editor de libros especializado en la traducción de poemas en italiano, francés, estonio y lituano, tanto al catalán como al castellano. Además de un gran conocedor y enamorado de las culturas finougrias y bálticas.

Mirando una de las entradas del blog de Albert dedicada a Pet?fi Sándor me he decidido a hacer mi versión de su poema “Te voltál egyetlen virágom” que he titulado “Fuiste mi única flor” y así continuar con este espacio donde voy traduciendo algunos poemas de autores húngaros.

Como siempre recordar un par de cosas: 1) mi gusto por la traducción hiperliteral en la medida de lo posible pues es una manera de aprender un idioma por comparación; 2) (y consecuencia de la primera) la dejadez por mi parte en buscar las rimas apropiadas; y 3) tan solo soy un aprendiz de húngaro que ha descubierto la poesía en esta lengua y trata de acercar algunos poemas al lector español.

Cualquier corrección es bienvenida.

Te voltál egyetlen virágom

Tú fuiste mi única flor

Te voltál egyetlen virágom;
Hervadt vagy: puszta életem.
Te voltál fényes napvilágom;
Lementél: éj van körülem.
Te voltál képzeményim szárnya;
Megtörve vagy: nem szállhatok.
Te voltál vérem forrósága;
Megh?ltél: oh, majd megfagyok.
Tú fuiste mi única flor;
Abrasada estás: mi desértica vida.
Tú fuiste mi brillante luz diurna;
Te pusiste: la noche me rodea.
Tú fuiste el ala de mi imaginación;
Rota estás: no puedo volar.
Tú fuiste el fervor de mi sangre;
Te enfriaste: oh, me congelaré.