Es imposible, arriesgado e incomprensible

Ez lehetetlen – mondta a büszkeség.
Ez kockázatos – mondta a tapasztalat.
Ez értelmetlen – mondta az indok.
Próbáld meg! – mondta a szív.

Zona de riesgo

Zona de riesgo

Es imposible – dijo el orgullo.
Es arriesgado – dijo la experiencia.
Es incomprensible – dijo la razón.
¡Pruébalo! – dijo el corazón.

Aprendiendo húngaro (XI): adesivo

20/10/2009 – día 32

A falta de cámara fotográfica que sigue en reparación aquí y que debería estar lista antes del viernes 23 de octubre que es fiesta en Hungría, por ser el día nacional, y me voy de excursión, transcribiré a continuación lo leído en un anuncio hoy. Antes voy a explicar el proceso de aprendizaje por cuenta propia que sigo.

Cuando veo una serie de frases cuyo significado me gustaría saber, bien sea porque no entiendo nada o porque entiendo algo y quiero saber el resto, me paro y saco mi iPod del bosillo y me pongo a escribir con la máxima minuciosidad posible todas las palabras. El húngaro tiene muchas tildes sobre las vocales que influyen en la pronunciación y el significado por eso tengo que mirar y remirar varias veces que todo esté bien escrito porque luego no encuentro las palabras en el diccionario. A lo mejor cuando tenga cámara dejo de escribirlas pero eso afectará negativamente al proceso de memorización por transcripción.

Las frases de hoy formaban parte de un anuncio de un banco:

  • “Nálunk Ön az elsô. Mindenkinek vannak a penzügyei.”
  • “Einstein szerint a jó kamat nem csak relatíve magas.”
  • “Magas kamat új és meglévô megtakarításra.”

El análisis de la primera frase tal y como yo lo procedo a hacer funciona así. Ese -unk indica 1ª persona del plural y va unido a nál. El sufijo -nál o -nél (por el tema de la armonía vocálica que aun no he explicado), es el que marca en húngaro el caso adesivo. Este caso es el que se traduce por “junto a” o “cerca de”. Así pues “nálunk” sería “junto a nosotros” aunque en español diríamos “con nosotros”. El hecho de que Ön esté con la primera letra capitalizada ya nos indica algo especial. Sucede lo mismo en español con Usted. La palabra “elsô” ya la conocía y es la forma ordinal del número uno o egy, por lo tanto, significa primero/a. ¿Y el verbo? No hay. ¿Por qué? Porque en húngaro no hay verbo ser en presente para la 3ª persona, es decir, sí hay pero no se usa en frases atributivas solo existenciales. En resumen la primera frase traducida literalmente es “Junto a nosotros Usted es lo primero”. Ahora viene la segunda parte de la frase “Mindenkinek vannak a penzügyei”. Minden significa todo en húngaro. Mindenki, todo el mundo. Y ahora se le añade el dativo -nek que convierte la palabra literalmente en “A todo el mundo”. Vannak es la 3ª persona plural del verbo ser por lo tanto “ellos son” y hemos dicho que el verbo ser solo se usaba en frases existenciales cuyo significado más cercano es “hay o existen”. Por lo tanto la frase toma la forma de “Para todo el mundo hay” y ¿qué es lo que hay? “A penzügyei”. El diccionario me debería ayudar con esta palabra pero no sale. Pruebo a ver si es compuesta. Penz es dinero. Uno de los significados de ügy es negocio, asunto entonces penzügy ¿podría ser asunto de dinero o negocios de dinero, créditos tal vez? Y la terminación –ei denota posesión plural de la 3ª persona del singular. Sería algo así como “los créditos de él (de mindenki)”.

¿Cómo mezclamos todo esto? Pues no lo tengo muy claro pero diría que literalmente se podría traducir por “Para todo el mundo hay sus créditos”. Aunque crédito es kölcsön y no me acaba de convencer pero hasta ahí es hasta donde llego con mi nivel actual.

La segunda frase sigue así: “Einstein szerint a jó kamat nem csak relatíve magas”. Mi análisis esta vez es diferente porque hay una palabra que no conozco directamente (kamat) aunque podría intuir que es un acusativo por acabar en -t (kam+at o kama+t) pero puede ser que sea solo un nombre (kamat) y eso no lo sabré hasta que no la busque en el diccionario, aunque el hecho de que no parece que haya ningún verbo que pueda tener un complemento directo apunta más a otra frase atributiva. Hay  una palabra que puedo entender por el contexto (relatíve hablando de Einstein), y otra de la que he leído algo (maga) pero no tengo claro su uso. Las que sí conozco además del nombre de Einstein son: szerint (una posposición que significa según o de acuerdo con). Así pues szerintem: según yo, szerinted: según tú … etc; conozco : buen/o/a; conozco nem: no; conozco csak: sólo. Por lo tanto una primera idea de la frase me lleva a “Según Einstein, un/a buen/a KAMAT no sólo RELATÍVE MAGAS”.

El diccionario me confirma ahora que kamat es interés. ¿Qué otra cosa “buena” pueden ofrecer los bancos? Relatív es relativo y esa -e final no sé qué indica (¿Transformación en adverbio quizá?). Magas no es lo que yo pensaba, un pronombre (maga), sino que magas significa alto. Así que para mí la frase quedaría como “Según Einstein un buen interés no es sólo relativamente alto.”

La tercera frase “Magas kamat új és meglévô megtakarításra.”. Gracias a la segunda frase ahora entiendo tres de las cinco palabras y sin embargo me faltan las más importantes. “Magas kamat új és” significa “interés alto nuevo y”. Ahora es cuando toca tirar de diccionario para meglévô que tiene pinta de adjetivo y megtakarításra que parece acabar con la terminacion -ra/-re (megtakarítás+ra) que marca el caso sublativo. El diccionario húngaro-inglés que tengo me confirma que meglévô es un adjetivo y lo traduce como “extant” y tengo que buscar la palabra en español porque la desconozco y resulta que es “existente”. De nuevo el diccionario me trae el significado de megtakarítás y dice ahorros, por lo tanto megtakarításra viene a ser “sobre tus ahorros” porque el caso sublativo indica algo que se mueve hacia la superficie de algo. Aquí podemos verlo como los intereses que se acumulan sobre tus ahorros en el banco. Así pues “Interés alto sobre tus ahorros nuevos y existentes”

Si habéis leído hasta aquí y estáis flipando … echadle la culpa a no tener cámara de fotos porque si la tuviera, estaría por ahí fuera mirando monumentos y paisajes y no carteles de bancos.

¡Quiero mi cámara! ¡YA! ¡Por el bien de todos :D!

Aprendiendo húngaro (X): siguiente

De Budapest me gustan los pasos subterráneos en los cruces de avenidas y calles importantes que te permiten no pararte a esperar que los semáforos cambien de color. Me gustarían aun más si no me perdiera en su interior. Para entrar no hay problema pero una vez dentro la cuestión es averiguar qué salida es la que te lleva directamente a tu lugar  de destino. Los primeros días era un caos total y tenía que salir y volver a entrar hasta que acertaba a situarme. Ahora lo que he hecho es memorizarme los carteles de propaganda sistuados bajo tierra junto a las salidas que más uso en aquellos cruces que conozco. Así he logrado minimizar el número de errores.

En otro orden de cosas, el otro día comí algo que no sé si es húngaro  o no pero estaba delicioso. Es un pastel de carne y arroz que lleva una cubierta hecha de col y luego encima un gratinado. Buenísimo. Ahora que conozco el sitio (un restaurante llamado Mandarin en la tercera planta del centro comercial Mammut en Buda) volveré a probarlo. A este centro comercial se llega fácilmente con el tranvía.

También empiezo a tener una lista de palabras que me gustan por su sonido: villámos (tranvía), állomás (estación) y megálló (parada) y más cuando las ves combinadas en una frase como “a villámos végállomás megállóhoz” (cerca de la parada de la estación final del tranvía). ¿Mola o no mola?

A pesar de eso la palabra que a día de hoy ocupa el primer lugar entre mis preferidas es “következô” (próximo, siguiente). Me encanta como suena y me gusta porque puedo distinguir claramente la diferencia fonética entre ö y ô. Tenía más cosas que explicar pero me las guardo hasta el “következô” artículo 😀

Aprendiendo húngaro (IX): guarradas

Mmmm sí ya tocaba una entrada dedicada a esta clase de cosas relacionadas con las partes bajas. Desde pequeño he oído en mi casa decir la expresión esta en catalán: “Com deia Santa Teresa: parleu de merda que riureu i no pecareu”.

Para empezar los lavabos (léase tazas de váter húngaras) son del estilo alemán. No sé si realmente es estilo alemán o es originario de otro sitio, sin embargo para mí siempre será estilo alemán porque es allí donde las vi por primera vez. ¿Y qué estilo es ese? Es el estilo que te permite convivir con lo que haya salido del interior de tu cuerpo durante los minutos que te halles en el lavabo. Casi puedes saludar a esa parte de ti y preguntarle si tiene nombre. Mmmm no me gusta nada. Es cierto no hay “chof” pero hay un intercambio visual innecesario. Uhhh ¿escatológico eh?

Segundo tema que presentaré en forma de diálogo explicando previamente que llevo 3 semanas en Hungría.

(Chica): Hey Israel, ¿vamos a jugar al “chocho”?

(Israel con cara de qué me estás contando): ¿Al qué?!

(Chica): Sí, al “chocho”. A eso.

Y entonces señala a la cosa mágica. Y por mágica me refiero a la cosa húngara. Y por cosa húngara mágica quería decir “csocsó”. ¿Y qué es csocsó?  ¡Un futbolín! … Y los csocsós de Hungría no molan. Son de aquellos de plástico, con poca defensa y mucho medio del campo. En España sí que tenemos csocsós de verdad, los de Córdoba, los de mucha delantera y poca defensa. Y pensé en comentárselo a ella pero dudo que lo entendiera o quizá debería hacerlo porque presentarse en España hablando de jugar al csocsó puede resultar muy embarazoso 😀

Aprendiendo húngaro (VIII): plurales poseídos

Márkaboltjaink. Esa es la palabra del día vista en una tienda de Rákóczi út. El húngaro es un lenguaje aglutinante, es decir, incorpora al final de las palabras todo lo que pilla y más: el plural, el posesivo, el caso en el que se encuentra la palabra. Para entender un poco como funciona la cosa usaré la palabra de hoy.

Empezando por el principio la podríamos dividir en márka+bolt+jaink.Márka significa lo mismo que en español: marca. Bolt (acordémonos del gran Usain) es tienda. Jaink es 1ª persona del posesivo plural, por lo tanto, nuestros/nuestras. Así pues márkaboltjaink es nuestras tiendas de marca.

En húngaro las palabras tienen dos tipos plurales diferentes dependiendo de si añaden el posesivo o no. Tienda es bolt, las tiendas es boltok. Con los pronombres sería:

  • Singular: Mi tienda (boltom), tu tienda (boltod), su tienda (boltja), nuestra tienda (boltunk), vuestra tienda (boltotok), su tienda (boltjuk)
  • Plural: Mis tiendas (boltjaim), tus tiendas (boltjaid), su tienda (boltjai), nuestras tiendas (boltjaink), vuestras tiendas (boltjaitok), sus tiendas (boltjaik)

Fácil, ¿no? Pues a esto hay que añadirle que:

1) no todas las palabras funcionan así. Algunas palabras ese -ja- intermedio lo convierten en -je-. En otras en la 2º persona del plural puede ser -tok, -tôk, o -tek y la 3º persona del plural puede ser -juk o -jük.  Por ejemplo: cipô [tsipooee] (zapato) presenta cipôje (su zapato), cipôtök (vuestros zapatos) cipôjük (sus zapatos). Esto es por una cosa que tiene el húngaro llamada asonancia vocálica que explicaré otro día. En otras palabras la 3ª persona singular acaba en -a o -e :como garázs (garaje), garázsa (su garaje).

2) A estas terminaciones se le agregan las terminaciones de los casos. Por ejemplo márkaboltjainkbe (en nuestras tiendas de marca) o cipôjükkel (cipôjük+vel: caso intrumental – con sus zapatos de ellos).

Qué más puedo decir: ¡me encanta!

Aprendiendo húngaro (VI): turistas

No hay nada como vivir en una ciudad, Budapest en este caso, para tener todo el tiempo del mundo para verla, visitarla, perderse por ella y descubrir sus rincones más bien guardados. Qué diferencia con las hordas de turistas en masa que deambulan y bambolean de un lado hacia otro engullendo sin apenas saborear y mucho menos digerir todo lo que Budapest tiene para ofrecer.

El mundo de los turistas merece un comentario aparte. Un poco de mundo recorrido y un vistazo a un grupo de turistas te indicará su procedencia rápidamente. Si son jóvenes o de media edad y hablan fuerte, gritan y se ríen de los demás generalmente serán españoles o italianos. Hoy me he encontrado un grupo cantando lo de “soy español, español, español …” a voz en cuello en Buda. ¿Qué pintaba esa manifestación de fervor patriótico ahí? Nada. Llamar la atención. Otro paisano se reía junto con su novia de la gente que iba pasando, resaltando sus defectos en español, por supuesto. Si ves un autocar donde desde las ventanas se realizan un altísimo número de fotografías por segundo son japoneses. También los vi hoy disparando a contraluz como buenos nipones desde las ventanas, más sucias que limpias, de un autocar. Si hay un grupo de abuelos que van todos a una probablemente serán germanos o nórdicos.

La cantidad de turistas que hay un sábado por la mañana en Buda no tiene nada que envidiar a los de las Ramblas de Barcelona. Esta mañana he ido a darme un paseo por la zona y me he subido en el funicular Budavári Sikló fundado en 1870 y que te lleva desde la orilla del Danubio a lo alto de Buda. La ventaja de que haya tantos turistas, tantos guías y de entender varios idiomas es que me puedo ir acomplando soslayadamente: 5 minutos con los alemanes, 10 con los suecos, otros tantos con los ingleses o españoles y así acrecento mi conocimiento de la ciudad que hasta la fecha es prácticamente nulo.

El vocabulario de hoy incluye palabras útiles para ir de tiendas:

  • férfi (hombre), nôi (mujer), ajándék (regalo), akció (rebajas), nyugta (cuenta), bolt (tienda).

Los precios en muchos sitios los marcan así por ejemplo 1200-tól (desde 1200), 2000-ig (hasta 2000).

Aprendiendo húngaro (I)

20/09/2009 – día 2

Nada mejor que revisar y poner por escrito lo que uno aprende para que no se le olvide tan fácilmente. La verdad es que hay cosas que ya las sabía gracias a haberme mirado un poquito el par de libros de húngaro que tengo, a saber: Hungarian: An Essential Grammar y Húngaro guía de conversación y diccionario. De todas formas aquí voy a escribir exclusivamente lo que voy percibiendo del lenguaje hasta la fecha. Así pues sé cómo se dice buenas noches pero como no he oído la expresión aun pues no la escribo.

Para empezar el abecedario húngaro que consta de ¡40 letras! más 4 más que se usan para transcribir nombres extranjeros.

A Á B C Cs D Dz Dzs E É F

G Gy H I Í J K L Ly M N

Ny O Ó Ö ? P (Q) R S Sz T

Ty U Ú Ü ? V (W) (X) (Y) Z Zs

Vocales húngaras raras que no existen ortográficamente ni fonéticamente en español son Ö y Ü. La primera se pronuncia como una “e” colocando la boca para decir una “o”. La segunda como una “i” colocando la boca para decir una “u”. Nada extraño pues en el alemán sucede exactamente igual.

Como curiosidad se observa que cada vocal tiene su versión con “tilde”. Esa tilde indica una cosa llamada longitud vocálica. Las vocales á, í, ó, ú se pronuncian exactamente igual que en español pero más largas. La vocal é, más cerrada que en español recuerda a la è catalana. Las vocales ? ? son la versión larga de ö y ü.

Las únicas vocales cortas cuya pronunciación no coincide con el español son a y e. La primera suena como la a interconsonántica sueca o como la a inglesa en what, es decir, bastante gutural a medio camino entre una a y una o. La segunda es más abierta que la e española y a mí me ha recordado a la vocal neutra catalana en palabras como “cotxe”.

Otro días ya escribiré sobre las consonantes porque tienen tela. Algún vocabulario interesante con el que me he topado en estos días.

  • Szervusz es hola en versión formal. Szia en informal. SzervusztokSziasztok en plural.
  • Köszönöm es gracias y abreviado informalmente es köszi. Si quieres decir “muchas …” le añades al final szépen.
  • Igen es sí. Nem es no. Kérem es por favor y se usa también para declinar suavemente una invitación con Nem kérem. Para decir perdón es bocsánat.
  • Jó reggelt y jó napot se usan para dar los buenos días.
  • Viszlát es hasta luego.
  • Lehetetlen significa imposible y la aprendí porque era imposible comprar el billete para el tranvía.
  • Puszi es la expresión ¡Besos! al despedirse que puede duplicarse en un “puszi-puszi”. Esto fue fácil de aprender porque en sueco sucede igual con la expresión “puss puss”.

Hasta aquí y un poco más que me guardo para escribir otro día llega mi vocabulario tras 24 horas en Budapest.